14 septiembre 2006

Iñaki Hediondo


Iñaki, podías haber sido ese gran profesional de la comunicación que predican tus publicistas pero renunciaste a toda dignidad el mismo día que decidiste lamer el cuenco que te puso Don Polancone. Espero que al menos te compense tus vilezas cuando te rasca el lomo o la entrepierna.

Has caído ya tan bajo y estás tan acabado que no merece la pena que pierda ni un segundo más escribiendo sobre tí.

No eres nada, ni siquiera un buen mercenario, ni siquiera llegas a vulgar aprendiz de matón, como mucho y siendo generoso eres una triste y patética caricatura de lo que debe ser un periodista.

3 comentarios:

Ararat dijo...

No lo vi, pero me lo imagino, esa momia embalsamada no es periodista, es un inquisidor sectario.

El Espantapájaros dijo...

Fue una entrevista terrible, patética. Sólo hace falta comparar su agresividad de ayer con su melosa actitud para con su amo, Fu Manchú Zapatero. El muy infame llegó a preguntar a Rajoy si el PP estaba controlado por Losantos (de hecho, fue su primera pregunta). Os aseguro que fue un acto circense de los buenos. En cuanto a Rajoy, si bien desconcertado por la actitud piratesca de Gabilondo, mantuvo bien el tipo, como siempre.

Un saludo

Draco dijo...

Es una pena.

Comprendo que hay que ganarse los garbanzos, pero se puede hacer sin tener que renunciar a uno mismo.

Pero en fin: Haberlos haylos.