08 enero 2006

Pide el cese inmediato del Jefe del Estado Mayor de la Defensa por censurar la lealtad a la Constitución


Con motivo de la Pascua militar que se celebra el 6 de enero, el teniente general José Mena Aguado se limitó a leer el artículo 8º de la Constitución y a señalar las graves consecuencias que tendría la aprobación del Estatuto de Cataluña en sus actuales términos, que son abiertamente contrarios a nuestra Carta Magna. En un acto insólito, el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) ha pedido la destitución de Mena Aguado.

Pide el cese del JEMAD por su censura de un militar comprometido en la defensa de la Constitución (iniciativa de HazteOir.org).

Al fin y al cabo el teniente general José Mena Aguado tan sólo ha repetido lo que ya dijo Bono --enlace a Un Patio de Locos, dónde puedes ver el recorte de prensa-- ¿Por qué no arrestan también a Bono?

6 comentarios:

Ghanya dijo...

Es una hipocresia total pero parece que somos los únicos que nos damos cuenta de ello.

Alatriste dijo...

Yo ya he firmado, parece mentira que tengamos que andar asi en pleno siglo XXI.

Ghanya dijo...

pues la verdad es que si. Esto es una inquisición

CoRA dijo...

Bueno, hay q tener en cuenta q el ejército no debe (o no debería) meterse en política... no vaya a pasar algo q todos conocemos ya.

Cada uno a lo suyo, q ya falta la Iglesia opinando tb.

El Cerrajero dijo...

# cora, si los militares no pueden hablar lo mejor es que no les permitan hacer discursos.

Lo llamativo de este asunto es que el teniente general Mena habla de la Constitución y de la unidad de todos los españoles y lo llevan al paredón por eso. No estamos hablando de alguien que quiera tomar el poder, o dar un golpe de Estado o arrasar la Democracia.

De hecho, unos meses antes Bono apoyaba la postura contraria a la que mantiene ahora. Muy coherente, si señor, como todo lo que hacen en el PRI$o€.

El Cerrajero dijo...

El general Sanz Roldán dio lecciones de política exterior y aquí no pasó nada.

Faltaría más, según el P$o€ un militar puede hablar de política mientras le dé la razón al presidente Rodríguez.

O sea, la Ley del Embudo.