21 septiembre 2006

El 11-M es 'cosa nostra'


Cuando en el P$o€ se ponen histéricos resultan más visibles de lo habitual sus modos mafiosos de actuar y entender la política.

'La política es Cosa Nostra' deben pensar los discípulos de Don Polancone y así se reunen en familia y convocan a los demás 'hombres de negocios' para que no quede nada fuera de control.

Mafia anti-PP

No se a vosotros pero yo al ver la imagen superior de este grupete de 'demócratas' --reunido bajo el pretexto de que tienen que hacer todo lo posible por tapar las investigaciones sobre la matanza del 11-M-- me vienen a la mente aquellas fotos, desgastadas ya por el paso del tiempo, donde se veían a los capos reunidos para repartirse el pastel: 'El negocio es nuestro y de nadie más', 'no debe haber ni un documento sobre el 11-M que se nos acaba la mamandurria', 'hay que actuar rápido antes de que todo salte por los aires', 'tu quédate con el barrio catalán que yo controlo la costa vascongada', 'OK, yo me encargo de amordazar a los periodistas y de premiar a los que nos laman el culo', 'os recuerdo que tenemos que controlar Internet, hay demasiado francotirador pepero'...

No debe pasar tampoco desapercibido el perfil de los fotografiados, a los cuales si calificamos de mediocres ya es ser generosos: del asaltador de piscinas poco podemos decir, eso es lo único que hay hecho en su vida, el portavoz chaquetero --de Izmierda Hundida al P$o€, vaya carrerón-- bastante tiene con estar todo el día quitándose los pelos 'culinarios' de la lengua, el pobre canario no dice ni pio, no lo vayan a meter en uno de los campos de concentración de las islas y de los otros --como adaptable-Mamazares-- mejor no hablar.

No es casual la selección de estos monos amaestrados, son ideales para hacer el trabajo sucio, saben irse por las ramas y, si acaban finalmente cazados, se salva ZP el Rey de la Selva. Nada nuevo, el truco ya funcionó con el GAL y Felipe González yéndose de rositas.

¿Qué España se merece un Gobierno que no mienta? pues se acaba con España y tan felices.

Coda: Con tantísimos asesores de imagen, consultores, consejos de ancianos, manipuladores profesionales, impresionante batería mediática ¿No se les ha ocurrido una excusa mejor que decir que los documentos falsificados sobre el 11-M son un borrador?

7 comentarios:

caama dijo...

Esa es la foto de la cobardía y del miedo. Cobardes porque saben que de demostrarse alguna de las tesis más que probables apuntadas por el Mundo todos los insultos y descalificaciones que TODOS los grupos le han lanzado al PP van a quedar con el trasero al aire. cobardes porque no aceptan su responsabilidad en el precoz e injustificado cierre de las investigaciones de la comisión 11-M . Miedo a perder la credibilidad fantasiosa que venden PRISA, Correo y Milikito Media. Miedo a que se demuestre que manipularon al electorado. Y como de costumbre, miedo a perder las elecciones, y con ellos a perder el sillón.

Draco dijo...

He dicho muchas veces que en política (y de esto tengo una breve experiencia, de la que dimití. Como independiente) no están los más preparados si no los más trepas, vagos y calzonazos.

Muy pocos están de verdad por motivos altruistas.

Y si tengo que ser más claro me estoy refiriendo a los de la izquierda.

Zapataplús!! dijo...

No se les ocurre nada porque saben dónde se han metido. Y atención porque lo de El Mundo de hoy sólo es el aperitivo del atracón final. O ¿Alquien piensa que Pedrojota va a gastar toda su artillería en una portada?...

nirokatib dijo...

¿Y que te ha hecho la Mafia para que la compares con esta panda de descerebrados?
Un poquito de por favor...

96lagrimas dijo...

Aquí ya se empieza a vislumbrar la luz al final del túnel, mejor dicho, la inmensa mierda que cubre a más de uno. Creo que la mafia es bastante más "polite" que estos chuapsangres del psoez y coleguitas

Michi dijo...

Pais!!! A veces dejo de leer noticias para no quemarme demasiado con estos personajes que nos "gobiernan" :(

Clausius dijo...

Yo no creo que sean cobardes ni miedosos. Ellos se sienten por encima del bien y del mal. Dan clases. Y encima se lo creen.